Como superar malas referencias

Solicitar referencias del anterior puesto de trabajo a un candidato que se encuentra realizando un proceso de selección es algo habitual y normal, generalmente este trámite no tiene mayor importancia a no ser que ya de entrada el candidato sepa que las referencias que pueden dar del desempeño de su anterior trabajo, no van a ser positivas.

Esta circunstancia puede darse por dos motivos:

  • En nuestro anterior trabajo, nuestro desempeño no fue el correcto o el esperado por parte de la empresa contratante.
  • Enfrentamiento o falta de entendimiento con nuestro anterior responsable, sabemos de antemano que esto va a pasar factura a la hora de que soliciten referencias, ya que pueden vengarse de nosotros facilitando unas referencias que no son positivas.

Sea por el motivo que sea, este escollo puede salvarse de forma fácil si somos francos desde el primer momento, vamos a ver cómo.

En el caso de que en nuestro anterior trabajo nuestro desempeño no fuera el más adecuado tenemos dos opciones, bien no mencionar esta experiencia laboral, obviándola de nuestro curriculum, o ser sinceros en entrevista e indicar al entrevistador que sabes de antemano que las referencias que van a dar sobre ti no son las más idóneas y expones los motivos de forma franca, p.e no llegaste a comprender bien en entrevista en cuales iban a ser tus funciones y en su momento las responsabilidades que acarreaba el cargo te desbordaron, pero también aprendiste (indicas aptitudes que adquiriste con esta experiencia). Creíste que conocías más en profundidad los programas informáticos con los que ibas a trabajar y luego te diste cuenta que no era así, pero eso te sirvió para… etc.

Si nos se encontramos en el segundo caso, antiguo supervisor que por temas personales sabemos que no van a facilitar referencias positivas nuestras, a la hora de facilitar un teléfono de referencia o un correo, facilitaremos si nuestra empresa tiene una central y varias sub-oficinas, el teléfono del departamento de recursos humanos central, donde no podrán hablar tanto del desempeño de tos funciones como del tiempo y el cargo que ocupabas, información que a todas luces va a resultar más aséptica, o bien dar el teléfono de un compañero que ocupara un cargo superior al tuyo para que sin mentir, indique simplemente el puesto que desempeñaste y el tiempo.

La sinceridad es algo muy a valorar en una entrevista de trabajo, todos nos equivocamos en algún momento de nuestra vida, lo importante es aprender de esta equivocación.

También es recomendable que cuando salgamos de un trabajo o practicas porque expira nuestro contrato, solicitar una carta de recomendación, esta carta siempre puede acompañar nuestras candidaturas y puede servir en muchos casos a la hora de inclinar la balanza hacía tu contratación o no, así que nunca esta de más el pedirlas.

2 Respuestas

  1. Julio Ruiz Guirado

    En mi caso siempre actuó de una manera cordial y sincera, muy franca. sí ,cómo todos, he tenido alguna mala experiencia dentro de una empresa; simplemente no hable de ella para nada, ha no ser qué el ofertante de empleo al pedir referencias, halla averiguado por lo que sea, que trabaje en dicha empresa. Yo simplemente contesto de manera muy natural y sincera lo que aconteció. Sin menoscabar ni despreciar a la antigua empresa. Más bien lo contrario: le hago entender que fue una experiencia aleccionadora, de donde saque una lección mas que adjuntar a mi bagaje personal.

  2. María Ángeles Lázaro Simón

    Gracias por tú aportación, seguro que es de gran utilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *